6 cosas para superar la crisis del confinamiento

6 cosas para superar la crisis del confinamiento (o cualquier otra crisis)

En una crisis como ésta muchas personas están angustiadas por su salud, por trabajar bajo presión, la incertidumbre o las repercusiones de esta crisis, así que aquí tienes 6 cosas para sobrellevar esta situación según la gestalt y el coaching.

Hablar de tus emociones

¿Qué fácil puede cambiar nuestra vida, verdad? Viene un virus nuevo y medio mundo se detiene por órdenes de los gobiernos. Salir de casa a dar un paseo y socializar se vuelve una prohibición, el comercio se detiene y todo se centra en mantener la salud.

¿Exageración?, ¿situación justificada?, ¿medidas insuficientes? Hay opiniones variadas, seguro que tienes la tuya, pero hay algo que todos compartimos sin duda alguna: el surgimiento de emociones como agobio, ansiedad, preocupación, rabia, incertidumbre, rebeldía o impotencia.

¿Reconoces cuál es tu emoción dominante?

Te lo pregunto porque siempre es sano hablar de tus emociones. Cuando no lo haces el problema no desaparece, más bien se hace mayor y además lo sufres por dentro. En cambio, hablar de tus emociones te libera, te alivia, al tiempo que conoces mejor la interpretación que las sostiene.

 

 

Conocer la interpretación tras tus emociones

Las emociones nunca son el resultado de la situación externa que se vive –en este caso el confinamiento- sino de la interpretación que hacemos al respecto.

Si interpretas que quedarte en casa es lo mejor para todos, aceptarás el esfuerzo necesario; si piensas que es una exageración sentirás ganas de rebelarte; si en cambio te afecta económicamente sentirás tal vez rabia; si interpretas que hay un gran peligro invisible acechándote ante el cual estás indefenso, es posible que sientas ansiedad.

Ahora bien, este mecanismo que interpreta la situación sucede tan rápida y automáticamente, que la mayoría de veces no logramos ser conscientes de él; sólo sentimos la emoción que nos produce quedando a su entera merced. Y esto puede ser negativo cuando la emoción te complica (aún más) la situación actual.

Piénsalo por un momento ¿Te das cuenta de la interpretación que hay debajo de tu emoción dominante?

 

 

Ajustarse al cambio sin forzar

Incluso si tienes la suerte de estar bien emocionalmente y sin interpretaciones negativas, los cambios impuestos no son fáciles de llevar.

Se necesita un tiempo para ajustarse al cambio. No te exijas ni te desesperes.

De la misma forma que no quieres forzar a las emociones sino aceptarlas, el ajuste al cambio tampoco debes forzarlo. Es normal que haya días de todo. No sé tú, pero yo he pasado por la sorpresa, después por la sensación de estar en un fin de semana relajante pero eterno, más tarde volvió la necesidad imperiosa de seguir trabajando, y también, por supuesto, he tenido mis momentos de sentirme descolocado con la necesitar de respirar profundamente. Pero te aseguro que con los días las aguas se calman y puedes continuar desde la nueva situación una vez te hayas ajustado a ella sin forzar.

Escucho de gente que está trabajando muchísimo por teletrabajo y de gente que no logra rendir lo mismo. Hay quienes están aprovechando el tiempo y hay quienes en cambio están agobiados matando las horas con cualquier cosa con tal de pasar el día. La diferencia está en ajustarse y fluir con lo que hay.

¿Tú cómo lo llevas? ¿Te has ajustado bien? ¿Matas el tiempo o lo aprovechas?

 

 

Crear un reto nuevo

Con el confinamiento es hora de sacar tus mejores recursos para atravesar el momento. Como ya habrás escuchado, entre más se haya visto afectada tu rutina, más útil es construir una nueva rutina temporal. Ahora bien te sugiero algo más: que te propongas un reto, un reto especial que haga que este confinamiento sea una oportunidad positiva para convertir las restricciones en algo valioso.

Puede ser el reto de leer dos libros por semana; re-ordenar por completo tu vivienda; retomar con fuerzas renovadas el hobby que tenías; hacer cursos online para aprender algo nuevo o dedicar un rato diario a hacer meditación. El mío es acabar de escribir un libro 😉

Espero que esta situación del confinamiento nunca más la volvamos a vivir, pero ya que está aquí, el reto es que aproveches el tiempo que no puedes dedicar a salir a la calle de tal forma que estés ocupado y por otro lado tengas entre manos un reto que te aporte ilusión entre manos.

 

 

Controlar la fantasía inevitable 

Y luego está el tema del futuro. ¿Qué te imaginas que va a pasar? En la terapia Gestalt llamamos fantasía a todo aquel pensamiento que se imagina una realidad presente o venidera.

Lo interesante de la fantasía es que nos puede llevar a dibujar un futuro catastrófico que nos añada angustia al presente o nos puede dibujar un porvenir en el que confiamos que estaremos bien. Dependiendo tus circunstancias y tu forma de ser, tu fantasía será de una manera u otra.

No te voy a engañar, fantasear es inevitable a menos que tengas el electroencefalograma plano, pero puestos a hacerlo, permíteme invitarte a fantasear en positivo de manera que no te compliques más el presente. Si luego resulta que la vida te trae dificultades, en ese momento ya movilizarás tus recursos para buscar la solución, pero no te compliques el aquí y ahora. Vive con la máxima conciencia posible para no ser esclavo del lado oscuro de la fantasía.

 

Pedir ayuda

Si en esta situación del coronavirus (o en cualquier otra crisis) te sientes sobrepasado por las emociones, las fantasías negativas o la angustia, pide ayuda. Es de sabios pedir ayuda si la necesitas y es de tercos hacerte el valiente cuando estás sobrepasado.

Yo quiero que sepas que te ofrezco apoyo terapéutico gratuito por videoconferencia para ayudarte. Es mi forma de poner mi grano de arena como terapeuta gestalt mientras dure el confinamiento. Te puede servir como una válvula de escape para liberar la presión y para llevar mejor la situación. Solo has de escribirme y buscamos una fecha para hacerlo ¿vale?

 

Me despido emocionado por las muestras de solidaridad y empatía que estamos viendo en la actualidad y espero que sientas este artículo como una muestra más de ellas.

 

Con mucho cariño,

Aldo Barragán

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Suscríbete al Blog para recibir artículos como este