Portada Despega mentalidad y pasos clave para lograr tus objetivos

Primeros capítulos de «Despega, mentalidad y pasos clave para lograr tus objetivos»

Con un lenguaje directo, este libro te enseña las claves para poder pensar y actuar de forma proactiva a la hora de enfrentar tus objetivos y gestionar tu vida.

¿Cuántas veces has pensado que lograr tus objetivos está siendo difícil y tedioso? ¿Cuántas veces te has desanimado porque no logras avanzar hacia tu meta? Estas situaciones son más comunes de lo que piensas. A todos nos gustaría que los objetivos fuesen fáciles de alcanzar, pero pocas veces lo son porque en medio de tanta información, decisiones que tomar y presiones alrededor, muchas veces perdemos de vista lo esencial y nos salimos del camino.

Aprender una forma eficiente de pensar y de actuar es uno de los mejores aprendizajes que puedes hacer para lograr tus objetivos presentes o futuros. Y hay algo más de gran importancia: la forma en que gestionas tus objetivos es un reflejo de la forma en que gestionas tu vida. Cuando aprendes a ser más eficiente ante las metas, también aprendes a serlo ante la vida.

Este libro está pensado para compartir la mentalidad y los pasos indicados. Su enfoque es práctico y sintético, directo al grano para que retengas con facilidad lo esencial y no fracases en el camino. Constituye un texto de consulta que facilitará tu progreso, ya sea que estés pensando en dar los primeros pasos hacia tu meta o que te encuentres a medio camino.

Es una guía para quienes sienten que se merecen ver sus metas hechas realidad, para quienes escuchan su voz interior insistiendo en que no han de quedarse inmóviles. En pocas palabras, es una guía para inconformistas que no están dispuestos a renunciar a sus objetivos a pesar de las dificultades y dudas que en ocasiones se sienten. Dudas como: ¿qué puedo estar haciendo mal para no avanzar?, ¿de qué manera avanzo hacia mi objetivo?, ¿por dónde comienzo?, ¿cuál es el siguiente paso?, ¿cómo salgo de esta dificultad?, ¿qué obstáculos debo evitar?, ¿dónde pongo mi esfuerzo en este momento?

En el camino que he seguido para lograr mis objetivos, constantemente me han surgido estas preguntas. Gracias a lo aprendido he logrado avanzar y llegar a buen puerto. Ahora espero que este libro te sea de ayuda para que, siendo más pro-activo y eficiente, alcances tus objetivos.

El origen de este libro
Un día de inicios del 2010, justo después de haber completado varias formaciones de coaching, delante de todos mis apuntes de clase y de los libros leídos, me pregunté: ¿cuáles son las principales enseñanzas que esta disciplina ofrece?, ¿qué es lo que ahora sé que antes no sabía?

Las formaciones que había hecho eran muy distintas entre ellas, pero intuía su complementariedad. Necesitaba hacer un resumen para tener una visión global. También necesitaba identificar e integrar mis propias conclusiones. Es decir, reconocer lo que yo había aprendido en la práctica (y no sólo en la teoría) para poder transmitirlo con autenticidad, evitando repetir ciegamente las respuestas que los demás me habían dado.

Así que, cartulina y rotuladores en mano, empecé a plasmar las ideas y aprendizajes claves, a jugar con flechas y anotaciones. Revisé apuntes, recordé experiencias, establecí las relaciones entre conceptos y sinteticé lo que toda persona interesada en lograr sus objetivos debía  saber y ser.

Una vez hecho esto, empecé a trabajar con mis primeros clientes dando sesiones individuales en Espacio Impulso. Pasó el tiempo y viendo los buenos resultados comencé a dar talleres de introducción al coaching. Pero siempre fui volviendo a ese resumen para sumarle más aprendizajes significativos, tanto míos como de mis clientes, con lo cual fue ampliándose poco a poco. Ahora, años después, me alegra poder compartir contigo ese resumen en formato de libro con todo lo indispensable para que despegues y nada te detenga.

 

CAPITULO -TUS METAS, ESOS SUEÑOS POSIBLES

Me alegro mucho que quieras materializar ese cambio de vida deseado, esa idea de negocio que tienes en la cabeza, o aquel sueño de tener una experiencia determinada. Si lo sueñas, es posible.

Ya sea que tu objetivo sea de ámbito personal -como tomarte un año sabático para viajar por el mundo, mudarte al campo, montar una ONG- o un objetivo laboral -como cambiar de trabajo, seguir formándote o ampliar tus líneas de negocio- solo tú escuchas tu voz interior insistiendo para que persigas tu meta. 

 

Solo tú sabes lo que sientes por dentro cuando piensas en tu meta

Solo tú puedes reconocer si lo que actualmente tienes en la vida es lo que sientes que te mereces. Porque al final se trata de eso ¿no crees? Se trata de lograr lo que mereces y de aprovechar la vida al máximo. No debes renunciar a algo que crees posible, de la misma forma que no debes limitarte con una vida que no deseas, que no sientes tuya o que ya no te satisface.

Las metas significativas las decide tu parte más sabia y auténtica. Son un reflejo de tu interior. Nadie puede ponerse en tu lugar, ni decirte lo que te mereces o no, y menos aún decirte si estás viviendo con acierto.

 

Eres el máximo director de tu vida

Como máximo director en la construcción de tu vida, tu poder está siempre a tu disposición esperando a que lo utilices. Tal vez te sea difícil aceptar esto sin tapujos y tengas la tentación de negarlo, pero eres el director de tu historia.

Seguramente has vivido situaciones en las que te has sentido instalado en una rutina, llevado por la inercia, con obligaciones que cumplir que te dificultaban hacer lo que querías. Puede que incluso en la actualidad tengas limitaciones de tiempo o dinero, miedos y dudas que te detienen, pero incluso en cualquiera de estas situaciones eres tú el que está dirigiendo tu vida.

 

Tienes más poder del que te imaginas

Siempre tienes poder, ya sea que lo uses para seguir repitiendo tu misma rutina o que lo uses para crear algo nuevo. Tu poder está en tu voluntad, decisiones y acciones. Con él le das forma a las circunstancias que vives. No lo desperdicies.

¿Sientes que estás llevando plenamente las riendas de tus decisiones?  ¿O te sientes más bien empujado por el entorno? Está claro que no construyes algunas situaciones externas que te afectan, no lo niego, pero sí decides cómo respondes a esas situaciones.

Cuanto más grandes sea tus objetivos, más pondrán a prueba tu poder. Te sacarán de tu rutina, te llevarán por caminos lejanos y adentrarán en lugares desconocidos donde la incertidumbre y la vulnerabilidad que sentirás serán mayores. Pero no hay alternativa, para hacer realidad tus sueños tendrás que aventurarte y poner en marcha todas tus capacidades.

 

Solo cuando te transformas aumentas tu poder

Lograr tus propósitos no solo requiere de aprender cosas externas, trucos de motivación o metodologías de coaching. Requiere también tu propia transformación personal.

Encaminarte hacia tu meta es una oportunidad de oro para enriquecer tu forma de pensar, de gestionar tus emociones y de actuar, dejando atrás aprendizajes obsoletos que no te sirven e incorporando los que sí. Solo así conseguirás una mayor eficiencia que podrás aplicar hoy y siempre.

Por todo lo anterior, en este camino son indispensables grandes dosis de sinceridad y de auto-observación. No te conozco pero me atrevo a decir que algo vas a tener que transformar para encaminar tu vida en la dirección que deseas.

¿Estás preparado?

 

buena auto-estima y actitud

 

PARTE 1: LOS 3 PROPULSORES

El tema de las metas tiene que ver con un tema más amplio. Tiene que ver con el liderazgo personal, es decir, cómo lideras tu vida en general, y en concreto, cómo lideras el camino que te lleva desde tu situación actual hasta tu meta deseada.

A diferencia del liderazgo de grupos, el liderazgo personal no implica a los demás. Solo tiene que ver contigo y has de promoverlo desde la búsqueda de tú propia superación. Para eso te servirá conocer los factores que te ayudan a avanzar: los 3 propulsores del liderazgo. 

 

CAPÍTULO- Propulsor 1: La actitud equilibrada

Mantener una actitud equilibrada es vital en múltiples sentidos. Si no tienes una buena actitud no te servirá de nada, por ejemplo, todo el dinero del mundo o ser un experto en un tema. En cambio, si tienes una actitud equilibrada ya tienes la pieza más importante pues todo lo demás viene por añadidura.

La importancia de la actitud es tal que podría escribirse un libro entero, pero para ser mas pro-activo y lograr tu meta basta con que pongas en práctica sus tres ingredientes básicos: la determinación, la flexibilidad y la autoestima. Veamos en qué consisten.

 

 

  1. Determinación

La determinación es la energía que impulsa tus acciones una vez que sabes lo que quieres. Es lo que te hace decir “lo voy a conseguir sea como sea”. Es lo que te hace sentir una fuerza para avanzar, lo que te hace dar el 110% de ti sin escatimar ningún recurso disponible.

Está relacionada con el optimismo y la perseverancia que demuestras, con el hecho de querer tu objetivo con firmeza y no como un capricho pasajero. Desde la determinación firme no pierdes de vista tu meta, no te dejas desviar por las distracciones. Además, gracias a ella puedes superar los obstáculos que surjan y puedes ser resiliente para volverte a levantar cuando te caigas. 

La determinación no da ningún espacio a la pereza. Es más, hace que sientas tu cuerpo con un cierto nerviosismo, pero no en sentido negativo, sino como un impulso interno que te impide estar quieto, empujándote a ponerte en acción para hacer que las cosas sucedan.

Si sientes que tu meta proviene auténticamente de tu voz interna; si ves que la meta está alineada con tus valores; si estás convencido que te la mereces, tu determinación natural será alta y solo debes mantenerla así en los momentos difíciles. Más adelante te digo cómo.

 

 

  1. Flexibilidad

La flexibilidad es parte necesaria de la actitud debido a los continuos cambios y ajustes que tendrás que hacer en el camino hacia tu objetivo y en la vida en general.

El camino hacia tu objetivo casi nunca es como esperabas. Es ley de vida: la vida no es un guión, sino un acto de improvisación continuo. Puedes hacer un plan de acción perfecto pero darte cuenta, justo al comenzar a recorrerlo, que necesita cambios.

Cosas que no esperabas suceden, gente que estaba a tu lado se aleja, gente nueva aparece, surgen posibilidades que hasta hace poco resultaban impensables, y pequeñas dificultades se pueden acabar convirtiendo en grandes problemas. Y en medio de todo esto que se escapa de tu control, estás tú, con tu determinación por avanzar. ¿Qué haces entonces?,  ¿renuncias o te ajustas con flexibilidad?

La rigidez no te va a servir de nada. La determinación sí, pero con buenas dotes de flexibilidad para adecuarte a las sorpresas e imprevistos. Tuve un jefe que siempre me decía que tenía que “tener cadera”. Se refería justamente a esquivar lo inesperado y a estar dispuesto a moverme fuera de mi plan original.

La flexibilidad también tiene que ver con ser humilde y realista. Si te equivocaste de camino o el camino está bloqueado no insistas en ir por donde no se puede. No pierdas tiempo, simplemente sé flexible.

A la hora de liderar tu vida, esta pieza clave en tu actitud también sirve para aceptar que aunque tu meta ideal es la opción “A”, a veces solo puedes obtener la opción «B». Si esta opción «B» aún te sirve, no le hagas el feo, sé flexible y acéptala. El futuro es un misterio, tal vez aceptar ahora la segunda opción, te lleve mañana a la opción que más querías.

 

  1. Autoestima

De la autoestima casi no se habla. Parece que no sea necesaria para lograr tu objetivo, pero ¡vaya que sí lo es! Cuando hablo de autoestima me refiero a una actitud suave y positiva contigo mismo. La razón por la cual las personas a veces no son pro-activas ni luchan por sus objetivos tiene que ver con su autoestima y su auto-concepto. El auto-concepto es lo que te dices de ti mismo. Cuando lo que te dices de ti no es positivo, no luchas en verdad por lo que quieres pues no tienes confianza en ti ni en la vida.

De nada sirve que seas duro contigo mismo, que te fustigues por los errores, ni que te presiones. Todo lo contrario. La auto-estima es una condición que has de nutrir siempre. Los objetivos no deben ser la justificación para que, si los logras, te quieras a ti mismo. Proponte lo que quieras, pero no olvides quererte siempre al máximo, no en función de lo que tienes, logras o haces.

En este mundo nadie es perfecto, todos tenemos nuestras debilidades y retos, pero todos, sin excepción, por el puro hecho de estar vivos merecemos tratarnos bien. La vida ya es dura, no la hagas más complicada siendo tosco contigo mismo. Camina hacia tu objetivo tratándote bien, dándote cuenta qué dicen de tu autoestima tus propios actos, palabras y pensamientos. Utiliza la excusa de tus objetivos para mejorar tu amor propio, no para dañarlo.

 

EN RESUMEN

Lideras tu vida con la actitud que manifiestas. Si la actitud es buena tienes la pieza más importante que facilitará todo lo demás. Una buena actitud incluye determinación para avanzar; flexibilidad para ajustarte al camino y para ser humilde; y autoestima para quererte, pase lo que pase.

La actitud la construyes tú. Puede que de forma natural no te salga la mejor actitud posible pero cambiar tu actitud es viable si te lo propones, si estás dispuesto a transformarte.

 

 

Ya ves, es un libro fácil de leer para que aprendas la mentalidad y los pasos clave. 

Te explica en detalle los otros impulsores que te ayudan a avanzar hacia tu objetivo. Te enseña a superar a los enemigos internos que te frenan y generan boicot de distintas maneras. Y por último, te muestra la metodología de siete pasos para que seas más eficiente en el camino hacia tus objetivos.  

  • Libro y cuaderno de ejercicios en versión ebook o PDF.
  • 15 capítulos divididos en tres secciones con resumen al final.
  • 17 ejercicios para que incorpores a tu vida la mentalidad y los pasos clave.
  • 6 lecturas recomendadas para complementar los contenidos.
  • Posibilidad de recibir apoyo y acompañamiento personalizado.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Suscríbete al Blog para recibir artículos como este