espacio-impulso-terapia-gestalt-barcelona

Ejercicio de Gestalt (2/2)

Segunda parte del post Ejercicios de Gestalt que explica cómo son los ejercicios o dinámicas de Gestalt que se usan para realizar un trabajo de equilibrio organísmico.

En la primera parte del post explicaba qué puede considerarse un ejercicio gestáltico, su finalidad y los ejercicios de tipo corporales y creativos.  Veamos ahora los otros tipos de ejercicios disponibles.

De contacto. El contacto es un movimiento en relación a las personas del entorno que permite diferentes tipos de uniones. Muchas son las formas en que podemos contactar, pero son aun mas las formas usadas para evitar el contacto, ya sea porque éste nos genera miedo, sensación de vulnerabilidad, etc. Los ejercicios de contacto permiten reconocer cuándo sí nos permitimos contactar plenamente con los demás y cuándo levantamos barreras.

Por ejemplo, imagina a una persona que en terapia individual dice sentirse ignorada. Un ejercicio que se podría hacer es invitarla a establecer contacto visual sostenido, de tal forma que reconozca las sensaciones que le surgen con este tipo de contacto. No es de extrañar que ante un ejercicio así, la persona pueda dar respuestas tan diferentes que vayan desde darse cuenta que siente ganas de esconderse cuando la miran, recordar cómo se sentía al ser mirada por un progenitor o un pleno reconocimiento de su necesidad emocional de sentirse vista.

Según vaya contestado la persona durante el ejercicio, en una segunda parte se le podría invitar a experimentar diferentes formas de contacto físico, desde darse la mano hasta un abrazo, para que pueda reconocer qué hace cuando el contacto está disponible, si en el fondo lo acepta o no, hasta dónde lo acepta, y aludiendo a qué razones para consentirlo o negarlo, lo cual nos llevaría a conocer su diálogo interno.

En cambio en una terapia grupal, una dinámica de contacto podría ser pedir que las personas vayan caminando por la sala hasta decidir ante quién quieren detenerse para primero establecer contacto visual, luego hacer contacto pausado con las espaldas y luego volverse a girar y dejarse sentir el tipo de contacto que quieren hacer para despedirse -un abrazo, una guiño, una inclinación de cabeza, etc. Esta secuencia la repetirían con varias personas del grupo, de tal forma que obtengan información sobre dónde están sus límites de contacto, qué se permiten hacer y que no, con quien sí y con quien no según lo que cada interacción haya despertado en ellos.

Ejercicio con las Polaridades. Las polaridades representan todo el espectro de comportamientos y sentimientos que las personas podemos experimentar. Por nombrar algunas están las de miedo/valentía, amor/odio, ternura/maltrato, autoestima/autolesión, pro-activo/pasivo, empatía/indiferencia,  aceptación/rechazo, etc.

Lo sano para la terapia Gestalt reside en podernos comportar desde cualquier extremo de las polaridades -así como en sus grados intermedios- de tal forma que tengamos a nuestro alcance un amplio abanico de respuestas posibles para utilizar la que mejor se adecue a las circunstancias que vivimos. Sin embargo la realidad demuestra que debido a nuestras experiencias pasadas y creencias, muchas veces solo nos permitimos experimentar determinados grados o extremos, en detrimento de todo el espectro.

Por ejemplo, imagina una persona que es muy crítica consigo misma vida y a la cual le cuesta mucho tenerse auto-estima. En terapia individual a esta persona se me puede pedir que escuche al terapeuta listándole todas las cosas buenas que él ve en esta persona, expresándole palabras compasivas y de admiración. De esta forma se le hace experimentar el dejarse “tocar” por la auto-estima y admiración, para ver qué hace y siente a continuación.

A nivel grupal, por medio de grupos de tres personas, se les puede pedir que una persona actúe un juego de rol desde un polo, digamos el de la ternura, otra persona actúe desde el polo del maltrato, y en cambio a la tercer persona se le pide que permanezca quieta observando qué le sucede interiormente cuando ve una representación de los dos polos ante sí, ¿qué siente?, ¿qué rechaza?, ¿qué juzga o piensa al respecto?, ¿dónde se siente mas identificada?


Los ejercicios Cognitivos.
Son todos aquellos donde se promueve una reflexión que inviten al individuo a descubrir un nuevo darse cuenta, a enriquecer su punto de vista o a encontrar nuevas acciones que puede hacer para promover su bienestar. No implican un trabajo corporal ni apuntan específicamente a las emociones si bien es cierto que pueden despertarlas.

Para hacer un buen ejercicio cognitivo primero se realiza una contextualización. En la terapia individual muchas veces ésta viene dada por el propio tema que la persona ha elegido para hablar en la sesión. En cambio, en los grupos de terapia Gestalt, esta contextualización viene dada por el terapeuta que enmarca el tema sobre el cual se va a trabajar en ese momento según la dinámica previamente preparada.

Cualquier ejercicio usado en la Gestalt puede desatar las emociones y es más, cuando un ejercicio así lo hace, sabemos que su impacto ha atrevesado las resistencias conscientes e inconscientes

Ejercicios Emocionales. La terapia Gestalt es también conocida como la terapia de las emociones ya que pone mucho hincapié en su expresión y liberación. Las emociones son las reguladoras que reflejan en el cuerpo lo que pasa por la mente de cada persona.

Como las polaridades, las emociones que podemos experimentar son innumerables, desde las llamadas emociones básicas hasta las más complejas. Cualquier tipo de ejercicio usado en la Gestalt (cognitivo, creativo, de contacto, corporal) puede desatar las emociones y es más, cuando un ejercicio así lo hace, sabemos que su impacto ha atrevesado las resistencias conscientes e inconscientes, ya que de otra forma, no se manifestarían las emociones. A partir de aquí se continua explorando el camino que la persona ha de seguir para su estar en equilibrio personal.

Como ves son muchos los tipos de ejercicios que se utilizan durante la terapia pero en cualquier caso todos apuntan a aumentar la consciencia, a ganar libertad interior y la capacidad de encontrar el siempre dinámico equilibrio entre las necesidades propias y las exigencias del entorno.

La terapia Gestalt es algo que hay que vivir para entender plenamente, aun así espero que tras esta lectura puedas tener una idea mas clara de lo que son sus dinámicas.  Si te ha gustado, gracias por compartir.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Suscríbete al Boletín de Noticias