Cuento: Los Dos Halcones

/ / Desarrollo Personal
Sueños e intuiciones profundas nos hacen anhelar condiciones distintas y experiencias transformadoras. Pero no siempre estamos dispuestos a correr el riesgo de salir de nuestra “zona de comodidad”, hasta que llega la adversidad ante la cual, o cambiamos tras un proceso de transformación o sucumbimos metafóricamente.

 

Los Dos Halcones

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasados unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que al otro halcón no sabía que le sucedía. No se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, hasta tal punto que había que llevarle el alimento.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada dio éxito.

Día tras día, desde la ventana de sus habitaciones el monarca podía ver cómo el pájaro permanecía inmóvil. Desesperado, publicó un edicto entre sus súbditos para conseguir su objetivo. A la mañana siguiente, desde su misma ventana, el rey vio finalmente volar al halcón ágilmente en los jardines del palacio.

-Traédme al autor de este milagro- dijo el rey.

Enseguida le presentaron a un campesino.-¿Tu hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?
Entre feliz e intimidado el hombrecillo solo respondió:
-No fue difícil su Alteza, solo corté la rama, el pájaro, antes de caer al suelo, comenzó a volar.

Vivimos dentro de unas condiciones habituales creyendo que son las únicas que existen. Esas condiciones forman una “zona de comodidad” a la cual estamos acostumbrados, y donde está todo lo que creemos que sabemos y que somos. Ahí están, bajo control, nuestros miedos y nuestras limitaciones. En esta zona reina nuestro pasado y nuestra historia personal; todo lo conocido y cotidiano, por limitante que sea en algunos aspectos.

Aun así, tenemos sueños e intuiciones profundas que nos hacen anhelar condiciones distintas y experiencias transformadoras. Pero no siempre estamos dispuestos a correr el riesgo de salir de nuestra “zona de comodidad”, hasta que llega la adversidad, la oportunidad disfrazada de crisis ante la cual, o cambiamos tras un proceso de transformación o sucumbimos metafóricamente.

¿Sabes que tienes alas?
¿A qué está esperando para romper tu rama?
¿Qué estás haciendo para superarte ahora?

FIN.

La temática de este artículo está relacionada a los servicios de desarrollo personal que se ofrecen en Espacio Impulso.

Si deseas recibir más artículos como este en tu correo electrónico, apúntate a nuestro boletín. Lo enviamos a inicio de cada mes.

info@espacioimpulso.es
Tel. 622 339 881

¿Quieres tener más recursos para tu bienestar?

Te comparto mis conocimientos y herramientas para superar obstáculos, mejorar habilidades y aumentar tu conciencia

SUBIR