Hay Palabras que lo Enredan Todo -Comunicación Constructiva

/ / Coaching, Desenvolupament Personal, Gestalt
¿Te has dado cuenta de la belleza de las palabras bien expresadas? ¿Has sentido placer por la comunicación constructiva? El lenguaje tiene un poder mágico. Una fascinante riqueza inmaterial que nos conecta con los demás e incluso nos afecta en nuestro diálogo interno.

Te preguntarás por qué digo todo esto. Es muy sencillo, así como el lenguaje bien usado puede fomentar nuestro crecimiento personal, hay palabras que inconscientemente lo detienen. Palabras que nos llevan por el camino difícil.

 

La Palabra Pero

En concreto estoy pensado en la palabra pero. Tendrá todo el derecho a estar en el diccionario a pesar de inducirnos a un pensamiento limitante, de opuestos y que aumenta la insatisfacción.

¿Conoces a alguien que tiene un “pero” listo para cada ocasión? ¿O tal vez ese alguien seas tu mism@?

Imagina ahora que estoy hablando contigo y te digo “estoy pensando en emprender el negocio de mis sueños pero tengo miedo de fracasar” o “he encontrado a mi media naranja pero vive en otra ciudad” ¿Qué parte retienes más?

Todo lo que digo antes de “pero” queda anulado. Además, aunque no lo quiera, el énfasis queda fijado en lo que le sigue, que suele ser lo negativo, lo que demuestra que lo anterior no es “perfecto”.

La realidad es que nada es perfecto, a todo le podríamos encontrar un “pero” si nos lo proponemos, así que no se trata de negar el otro lado de la moneda, sino de expresarlo por medio de una comunicación constructiva.

 

Cambia el Pero por el Y

Qué tanto cambia la frase cuando digo “estoy pensando en emprender el negocio de mis sueños y tengo miedo de fracasar” o “he encontrado a mi media naranja y vive en otra ciudad”.

¡Es totalmente diferente! Reconozco que las dos cosas existen pero no anulo una con la otra. No le quito merito a lo que sí me gusta. No le doy más fuerza a lo que no me gusta.

Al usar “y” induzco mi pensamiento a una actitud de aceptación desde la cual permito que sensaciones o circunstancias opuestas coexistan. Además, hago algo muy importante: me responsabilizo de ello y gano imparcialidad al verlas con un poco mas de objetividad.

Es un cambio mínimo pero significativo en la comunicación, más aun cuando estás hablando de temas importantes en tu vida.

No me creas a mí, haz la prueba tu mismo. Te invito a añadir belleza a tus palabras: cambia el “pero” por la “y” en tus conversaciones y en tu diálogo interno. Verás cómo despierta (en ti y a los demás) sensaciones y pensamientos que repercuten en tu actitud pro-activa.

Así de mágico es el lenguaje tal y como demuestra la PNL o el coaching ontológico. 

 

Otras Palabras Limitantes

Hay más palabras que afectan tu poder personal. Seguramente también estarás familiarizado con ellas aunque tal vez nunca habías visto su capacidad de enredarlo todo. Te las menciono sin entrar a fondo, dales una pensada y, si lo deseas, escríbeme tus conclusiones:

  • “Debo”. En realidad la gran mayoría de veces no es obligación, es elección, aunque cada vez que pensamos que debemos, dejamos de ver nuestro libre albedrío.
  • “No puedo”. Si bien hay ocasiones donde en verdad no podemos, muchas otras utilizamos esta fórmula fácil para justificar el no-esfuerzo, o para esconder tras “incapacidad” nuestras decisiones.
  • “La gente”. Típica generalidad para englobar a la toda humanidad (es decir, a unas 7 mil millones de personas). Cuando hablamos de la gente, no hablamos de nadie. La gente no existe, existen personas concretas.

 

No crees dificultades inexistentes con el lenguaje. Aprovecha el poder de la comunicación constructiva para fomentar tu desarrollo personal.

Gracias por compartir y por hacerme llegar tus comentarios. Estaré encantado de contestarte.

Sé feliz.

Aldo Barragán.

¿Quieres tener más recursos para tu bienestar?

Te comparto mis conocimientos y herramientas para superar obstáculos, mejorar habilidades y aumentar tu conciencia

SUBIR