El Primer Paso Para Solucionar Problemas Complejos

/ / Coaching, Desenvolupament Personal

Si no sabes dónde ni cómo solucionar tus problemas es que te falta claridad. Aprende a solucionar problemas complejos

Cuántas veces no has pensado “¿qué hago para solucionar este problema?, ¿cómo desatoro este lío?

Los problemas personales o laborales pueden ser la suma de varios problemas encadenados. Si solucionas una parte estropeas otra; cuando dejas algo tal y como está irá a peor con el tiempo; de equivocarte en una solución lo empeoras todo mucho más, y así un largo etcétera.

Cuando esto sucede uno no sabe ni por donde comenzar a solucionarlos. Si no sabes dónde está el verdadero núcleo, es decir el quid de su cuestión, la falta de claridad te impide saber qué es lo primero a decidir y a hacer.

Confundirás lo urgente con lo importante, el núcleo de lo secundario, lo que está en tus manos y lo que no. Tampoco sabrás en qué orden hacer las acciones.

Desde ahí no puede surgir una solución eficaz. Es más, posiblemente te quedarás paralizado. Y si intentas solucionarlo, la solución no dará en el clavo.

Imagen de sorpresa y duda anta la complejidad

Alejarte de los Problemas

Para solucionar problemas el primer paso es “alejarte” de ellos para verlos desde una distancia panorámica y perspectiva diferente.

Hasta aquí la teoría.

La realidad es que alejarnos de un gran problema es como querer alejarse de un torbellino cuando ya estás demasiado cerca te succiona y te marea.

La perspectiva panorámica no es fácil de obtener por los apegos a nuestra interpretación. Ellos generan una visión distorsionada que nos dificulta la imparcialidad, nos lleva a descartar prematuramente opciones y nos empujan a la precipitación.

Otra cosa que dificulta la claridad son las emociones. Su influencia es inevitable ya que las dificultades te despiertan emociones de enojo, frustración, tristeza o cualquier otro tipo. Sean las que sean, te predisponen y aumentan la distorsión.

Con lo anterior te preguntarás ¿cómo crear la distancia para comprender el problema?

Claves para comenzar a solucionar problemas complejos

Abrirte a visiones distintas. Es un cambio de actitud. Implica reconocer que puedes no estar viéndolo o enfocándolo de la mejor forma. Con esto rompes la limitación de tu visión actual y te abres a que otras personas te pueden ayudar a verlo de una forma diferente.

Gracias a esto aprendes de las múltiples formas de interpretar y de reaccionar que hay ante una misma circunstancia.

Usar el pensamiento visual. En la montaña rusa que vives dentro del problema, es normal que la mente vaya con un mareo colosal. Si tienes una hoja y un lápiz puedes aclarar las cosas con la ayuda del pensamiento visual.

Piensa que no importa si sabes dibujar bien o mal, lo importante es que hagas con dibujos, flechas y palabras claves una representación visual de tu problema. Verás que esta técnica es útil para ver el escenario de una manera diferente.

Otras Ayudas Para Ganar Perspectiva

Elimina los detalles y trabaja solo con lo fundamental. Las dificultades se ven aumentadas cuando los detalles secundarios y lo fundamental se mezclan. Lo secundario se puede solucionar en una segunda etapa, pero para avanzar en la primera etapa has de dejarlo de lado y trabajar con lo fundamental.

Conectar con tus Valores. Tus valores o principios te ayudan a subir un peldaño y valorar la situación teniendo presente lo que está por encima de las circunstancias. Con tus principios presentes es más fácil establecer prioridades.

Los valores son fáciles de entender y te permiten ver lo que puedes hacer o no por ética personal. Gracias a esto descartas opciones y se van aclarando las posibilidades.

Reconocer que la renuncia a “algo” es inevitable. Escoger implica renunciar. Solucionar dificultades puede parecer imposible no por las condiciones en sí, sino por querer que se resuelvan sin haber renunciado a nada.

Cuando reconoces que solucionar un problema complejo va a implicar sí o sí renunciar a alguna exigencia o deseo, ganas libertad de movimiento y sales de la parálisis.  La actitud del “lo quiero todo” te puede tener atrapado.

Distinguir a qué no quieres renunciar. En el otro lado de la moneda puede que haya una serie de cosas a las cuales no estés dispuesto a renunciar por nada del mundo. Está bien, no pasa nada. Saberlo te da claridad, marca unas líneas rojas, te permite seguir adelante siempre y cuando haya coherencia con las consecuencias.

Paciencia y Respiración

Darle tiempo al tiempo. En ocasiones lo que dificulta tener una perspectiva global no es que hayas estado demasiado tiempo conviviendo con el problema (y por lo tanto acostumbrado a él) sino todo lo contrario.

Correr hacia una solución precipitada empujado por la dificultad de aguantar las molestias no hace más que complicarlo todo.

Si las dificultades que afrontas se están presentando paulatinamente como fascículos de una revista dominical, haz de tripas corazón amigo mío. Respira hondo y aguanta la incertidumbre hasta que tengas todas “las cartas sobre la mesa” para ver con acierto cómo proseguir.

Una vez que tengas una visión panorámica y enriquecida podrás tejer una estrategia para crear soluciones.

Espero que vueles alto y lejos de los torbellinos de tu vida para encontrarles una solución aceptable. Si por mi parte te pudiese ayudar a solucionar problemas complejos en las sesiones individuales de coaching, no dudes en contactarme: Info@espacioimpulso.es  o teléfono 676 138 309.

 

Aldo Barragán

Coach y terapeuta gestalt

¿Quieres tener más recursos para tu bienestar?

Te comparto mis conocimientos y herramientas para superar obstáculos, mejorar habilidades y aumentar tu conciencia

SUBIR