13 Renuncias Para Mejorar Tu Vida

/ / Desenvolupament Personal
Muchas veces nuestras propias actitudes, formas de reaccionar o de estar ante la vida constituyen las causas primordiales para hacernos la vida complicada. Son cosas a las cuales, sin darnos cuenta, nos hemos aferrado, llegando incluso a considerarlas “normales”, a pesar de estar haciéndonos la vida dolorosa, estresada o conflictiva. Aprende 13 renuncias para mejorar tu vida.

Escoge de la siguiente lista las renuncias más beneficiosas para ti en la actualidad y proponte una estrategia consciente para mejorar tu vida poco a poco. ¡Verás que liberación!

Renuncia a la necesidad de tener la razón. No busques tener la razón, proponte “encontrar” la razón y así no estropearás relaciones y momentos buenos por la controversia que dicha necesidad genera. En ocasiones la encontrarás en ti y en otras no, pero con una buena auto-estima, verás que en ningún caso se está cuestionando tu valor como persona, así que date margen para el error.

Renuncia a tu necesidad de control. Nuestro ego busca controlar todo lo posible, incluso por medio de la manipulación, de la obsesión. En el fondo esto es sumamente agotador y al final siempre es uno quien acaba perdiendo, pues las situaciones, eventos y personas tienen sus propias inercias que están más allá de nuestro control.

Deja atrás la culpa. La necesidad de culpar a otros es una forma de poner el énfasis en lo que hacen los demás en vez de ponerlo en lo que tú mismo puedes o no hacer. Hazte responsable de tu vida y deja de buscar culpables en los demás.

Abandona el diálogo interno derrotista y dañino. ¿Cuántas personas se lastiman a sí mismas con su dialogo interno auto-derrotista y limitante? Las cosas en ocasiones ya son complicadas para que sea uno mismo quien las dificulte aun más con una manera de pensar destructiva. No creas todo lo que tu mente te dice. No importa cuales hayan sido tus experiencias del pasado: Eres mejor que todo eso.

Renuncia a la queja. Todas aquellas pequeñas cosas de las cuales te quejas te ayudan a mantener constante la insatisfacción que, en última instancia, te parece más “justificada” que la satisfacción. Si quieres ser feliz y estar satisfecho, se coherente, no te amargues la vida quejándote de cosas insignificantes. Sigue adelante con tu vida y deja a lo demás vivir la suya.

Abandona la costumbre de criticar. Nada real se gana por criticar, excepto una falsa sensación de superioridad que tarde o temprano se gira en tu contra. Renuncia a tu necesidad de criticar a aquellos que son diferentes o que siguen otros criterios y prioridades. Todos somos diferentes, pero todos somos lo mismo. Todos queremos ser felices, pero cada uno lo busca según su criterio.

Renuncia a tu necesidad de impresionar a los demás. No intentes ganarte la atención y el aprecio de las personas fingiendo ser algo que no eres. No funciona. Si logras aceptar y abrazar con sinceridad lo que eres, los demás se sentirán atraídos por esa sinceridad que no requiere esfuerzo.

Deja atrás la resistencia al cambio. La vida es movimiento y el movimiento implica cambios. A veces serán de tu agrado y en ocasiones no, pero la no aceptación del cambio es una forma de dificultarte la adaptación necesaria a la nueva situación. No te anticipes a las cosas, deja que los cambios te demuestren las enseñanzas o beneficios que al principio ocultan.

Renuncia a tus miedos. La gran mayoría de los miedos son sólo una ilusión que se fortalece cuando no los afrontamos. Si quieres trascender tus miedos y ganar en libertad, enfréntalos, verás que en gran parte estaban solo en tu imaginación.

Abandona el pasado. Buena parte del pasado es irrelevante para el presente y más aun para el futuro. Aun así, con frecuencia hay quienes se aferran a él pues el pasado les da una excusa para estar insatisfechos, para hacerse las víctimas, para culpar a los demás de su infelicidad, para no moverse. A este tipo de pasado es al que hemos de renunciar para poder apreciar con mirada fresca el presente. Es difícil, lo sé, pero si quieres ser feliz ahora, ¿para qué seguir atado al pasado?

Desaste de la no-acción. Muchas personas saben bien lo que necesitan hacer para mejorar sus vidas, su salud, su economía, sus relaciones, su organización, pero simplemente no lo hacen. Siguen inactivos viendo los problemas venir, quejándose de ellos sin comprometerse a solucionarlos por medio de la acción. Usa las capacidades que tienes, ponte ahora en marcha y verás que aquello que te haga falta para completar tus mejoras se va solucionando ¡pero empieza ya! Nadie lo hará por ti.

Renuncia a vivir tu vida según las expectativas de otros. Hay personas que están viviendo una vida de acuerdo a lo que otros (padres, amigos, sociedad) piensan que es mejor para ellos. Puede que así se ganen la aprobación y aceptación de los demás, pero el precio que pagan es muy alto al ignorar constantemente sus deseos, sus necesidades, y, sobre todo, el camino que les dicta su voz interior. Ese llamado interior es único en cada persona, está lleno de vida, de ilusiones y de misterios.

Deja de usar excusas. Las excusas son unas maravillosas aliadas para esconder la verdad y disfrazar la falta de determinación. Si quieres crecer tendrás que dejar de excusarte con cosas que en el 95{8556671174b418794fcf963e441a45e3740f73045b302aefeae1a1925d704e56} de los casos no son reales. Mira el ejemplo de alguien con determinación y veracidad, verás que no hay lugar para las excusas.

FIN

El artículo se ha inspirado en el artículo “15 things you should give up to be happy” de la web purposefairy.

Consulta las sesiones individuales de crecimiento personal de Espacio Impulso para aplicar tus renuncias y ser más feliz. 

info@espacioimpulso.e
Telf. 622 339 881

¿Quieres tener más recursos para tu bienestar?

Te comparto mis conocimientos y herramientas para superar obstáculos, mejorar habilidades y aumentar tu conciencia

SUBIR