La Importancia Del Cuándo (Cómo Dejar de Postergar) – Blog Coaching

/ / Coaching
Una clave del coaching está vinculada a la pro-actividad, a la realización de las acciones, a dejar de postergar por excusas inventadas o por desorden. Pero lo más difícil es comenzar a actuar, y de ahí la importancia de asignar a cada acción necesaria un tiempo para su materialización, un “cuándo” para acercarnos a nuestras metas y objetivos. 

Todas las facilidades que nos da la vida moderna para realizar rápida y ágilmente algunas cosas, parecen desaparecer por completo cuando se trata de hacer ciertas acciones distintas de las habituales, necesarias, que a veces no nos gustan y que requieren un cierto esfuerzo. Para pasar a la acción y llamar a esa persona en la cual hemos estado pensando durante días, en ocasiones, pueden pasar semanas; para darnos de alta en el gimnasio, meses; y ni qué hablar del tiempo perdido a la hora de realizar proyectos grandes como echar a andar un negocio propio o buscar activamente un mejor trabajo, ¡pueden pasar años antes de que movamos un dedo!

La inercia y el ritmo de vida actual nos dan la excusa perfecta para postergar estas acciones. Percibimos las obligaciones y la rutina como obstáculos insalvables que nos impiden materializarlas. Podemos decir que la rutina nos deja sin energía para efectuarlas; podemos decir que es cuestión de falta de tiempo libre que siempre percibimos escaso. Sin embargo, cuando finalmente de forma casi milagrosa nos activamos y realizamos la acción, nos damos cuenta que lo más difícil era comenzarla y experimentamos una satisfacción, grande o pequeña, que nos lleva a preguntarnos “¿cómo es que me he tardado tanto?”

La razón más habitual por la cual nos tardamos tanto no tiene que ver con la falta de tiempo, ni de energía, sino con la falta de determinación que nos lleve a fijar el “cuándo”. ¿Cuándo voy a hacer esto? ¿para cuándo lo quiero tener hecho? o por lo menos, ¿cuándo voy a comenzar a hacerlo o a solucionarlo? Esta es la clave para dejar de postergar.

Es fácil darle mil vueltas a las ideas, soñar despiertos con los beneficios que nos aportarán cuando sean realidad, pero materializarlas no requiere de tantas vueltas. Más bien requiere de pequeñas acciones concretas que se vayan uniendo una con otra hasta dar el resultado deseado, y esto solo comienza a suceder cuando se fijan momentos para hacerlas.

Al determinar cuándo haremos las cosas, le damos un tiempo concreto en medio de las obligaciones regulares. Es un acto que nos concentra en aquello que deliberadamente escogemos y que aparta de lado el resto de cosas. También es un acto que nos compromete y que más adelante nos confrontará con nuestra propia congruencia, determinación y organización. Si hacemos y cumplimos lo que hemos agendado, nos sentiremos congruentes, efectivos en nuestra organización y sólidos en nuestra determinación, todo lo cual nos lleva a una buena autoestima. Lo contrario sucede cuando todas las ideas y propósitos se diluyen al postergar.

A la hora de comprometernos con una acción, quién sabe cuáles sean los motivos que nos hacen olvidarnos de las ayudas que nos ofrece la vida moderna. Seguramente pueden ser muchos, pero pocos de ellos son justificados. Es verdad que siempre pueden surgir imprevistos que requieran postergar una tarea, pero esto no es excusa para volver a caer en la indefinición sobre el momento de ejecutarla: simplemente hay que volver a darle un sitio en nuestra agenda.

Un impedimento aparentemente real y muy frecuente para establecer el cuándo es el “no se cómo”. Podemos justificar nuestra inacción al hecho de no saber bien qué pasos hemos de hacer para conseguir lo que nos proponemos. La receta del coaching para salir de este atolladero es la misma: simplemente empieza; determina cuándo comenzar a recolectar la información que te falta; fija cuándo acudir a un especialista que te oriente; decide cuándo dar los primeros pasos que se te ocurran -por tímidos que sean- para materializar tus objetivos, ya que solo así la experiencia misma te irá llevando a encontrar el conocimiento que te hacía falta.

Así que no postergues más, disfruta de la satisfacción de ser eficaz a la hora de plasmar tus ideas en acciones. No dejes que parte de la vida se te escurra, comienza a materializar tus acciones con un simple cuándo.

FIN.

Si deseas recibir artículos como este en tu correo electrónico, inscríbete al boletín.
Conciencia, pro-actividad, herramientas para mejorar tu vida

Pide una sesión de coaching para activar tus propósitos de cambios y mejoras. 
info@espacioimpulso.es
Tel. 622 339 881

¿Quieres tener más recursos para tu bienestar?

Te comparto mis conocimientos y herramientas para superar obstáculos, mejorar habilidades y aumentar tu conciencia

SUBIR